Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Patasbox es la historia de Cristina, Aida y su amor por los animales. Estas cajas de experiencias para mascotas nacieron de la idea de facilitar la vida a sus dueños y ayudar económicamente a los voluntarios de las protectoras, tras una singular experiencia personal. En el verano de 2014, Cristina adoptó a un gato, Cebolla  –podéis seguirlo en Instagram,#savecebolla– con una úlcera en el ojo. Tras dos meses de cuidados intensivos con final feliz, ambas se dieron cuenta del dinero que costaba salvarlos. Y decidieron poner en marcha esta iniciativa.

Pero, ¿cómo funciona? Aida responde: “Es muy sencillo, para suscribirte en Patasbox tienes que registrarte en nuestra web www.patasbox.es decirnos los datos de tu mascota, elegir el plan que mejor se ajusta a ti y ¡listo! Todos los meses recibes en tu casa una caja para tu mascota con productos adaptados a sus características. No hay permanencia y el envío siempre es gratuito”. Además, éstas son temáticas y diferentes cada vez. Por ejemplo para Navidad han creado una línea con galletas de gengibre, chocolatinas con arándanos o juguetes con forma de Papa Noél.

Las cajas Patabox, ideales para entretener a tus mascotas de viajes

Desde que comenzaran la andadura, no han parado de crecer  –este 2017 planean internacionalizar la marca– y Lanzadera, el programa para emprendedores de Valencia, ha acogido su iniciativa. Esto conllevó un traslado desde Madrid a la capital del Turia, que aunque todavía no es un destino muy petfriendly, sí es un lugar con una gran calidad de vida. “La ciudad es muy chula, tiene mar, se puede ir en bici a todas partes, es mucho más barata que Madrid, lo que te permite tener un sueldo de emprendedor y vivir bien. A Cristina le gusta mucho toda la zona del río para poder hacer running”, nos comenta Aida.

Gatetes, perretes y viajes

Y continuamos hablando de perretes, gatetes y viajes. Preguntamos por cuáles son algunos de los principales problemas de a la hora moverse con ellos y Aida lo tiene claro: “En las compañías aéreas low cost como Ryanair no se pueden llevar mascotas. En las que sí se puede, suele ser bastante engorroso porque si van en bodega lo pasan fatal con los ruidos de los motores del avión… ¡Es horrible! Si van en cabina con uno mismo, no hay apenas espacio para llevar el trasportín, los aviones no están muy bien adaptados para viajar con mascota. Por no decir que nada adaptados”

“En el equipaje de mano es importante llevarle agua en un bebedero de viaje y unos premios”, continúa Aida. Una caja de Patasbox puede ser la alternativa, ya que contiene todo lo que necesita para entretenerse durante el trayecto.

Si vamos a movernos por España, nos recomienda Renfe como la mejor alternativa. Y si queremos hacer una escapada europea, Londres es el destino. La capital inglesa, a diferencia de Valencia, es un destino perfectamente adaptado para animales. Madrid, por su parte, está trabajando en ello –recordemos que hace algunos meses se dio luz verde a la entrada de perros en el metro–.

Pero, ¿y si no podemos irnos con nuestra mascota de viaje, qué hacemos? “Hay plataformas como Dogbuddy o Gudog que son perfectas para cuando no puedes viajar con tu mascota porque te ponen en contacto con cuidadores caninos y de esta forma tu perro o gato pueden estar bien acompañados durante el tiempo que estés fuera. Es una alternativa a las residencias caninas”, explica. “La verdad que funcionan muy bien, cada usuario tiene un ranking y también comentarios de otros usuarios de la plataforma, puedes elegir el cuidador que quieras, a veces incluso algunos te pueden ayudar a sacar a pasear a tu perro si no tienes tiempo durante el día”, concluye.

 

 

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

About the author

Amante de las series de policías y la crónica negra en general. Gallega convencida. Me encantan las nécoras y las aceitunas. Y viajar. Si veis demasiadas tildes, es que a veces la RAE y yo discrepamos.

Related

JOIN THE DISCUSSION