Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

No comer carne no es solo cosa de animalistas. Cada vez son más quienes reducen los productos de origen animal en su dieta o se animan a experimentar la gastronomía de productos de origen vegetal. La proliferación de restaurantes y herbolarios 360º lo demuestran.

Advertimos a los lectores: contenido sensible para viajeros omnívoros. Destinia no se responsabiliza de las opiniones vertidas en este post.

Recuerdo que la primera vez que me sublevé contra la comida de mi madre debía de tener unos 12 años, allá por el año 2000. No recuerdo la razón, pero sí la convicción: comer carne y cualquier alimento con cara y con madre no estaba bien. Las Navidades de hace 17 años fueron especialmente duras. Cada vez que iba al mercado veía a los lechones, inertes y con los ojos cerrados, en la carnicería y se me saltaban las lágrimas (¡qué demonios, aún hoy se me saltan!).

Tras unas duras negociaciones familiares, después de dos meses sin probar bocado de origen animal, accedí a comer un poco de pollo. Y, es que, aunque mis padres me querían sacar del vegetarianismo, el vegetarianismo no salía de mí –todavía hoy si me das a escoger entre un filete con patatas y un cuscús con verduras, lo más probable es que opte por la segunda opción–.

Una de las cosas que aprendí de aquella época es la diferencia entre ser vegetariana y ser vegana. El vegetarianismo engloba a todos aquellos que no consumen ni carne ni pescado pero, además de vegetales, toman leche y huevos. El veganismo, sin embargo, basa su pirámide alimenticia única y exclusivamente en productos de origen vegetal.

Actualmente, ambas corrientes viven un auge en España. Ya sea por conciencia animalista, o por la imperante tendencia hacia la vida sana –con el running y esos zumos llamados erróneamente détox por los que te cobran una pasta como baluartes– la cultura gastronómica centrada en semillas, hortalizas y frutas vive su época dorada. Es más, me atrevería a decir que el tofu es el nuevo cupcake y que los herbolarios 360º, esos que venden desde suplementos alimenticios a detergentes ecológicos y dan clases de yoga, son los nuevos bares. Todas estas razones soportan la siguiente lista, una selección de establecimientos centrada en el mundo de las plantas.

¡Toma nota!

 

Madrid

Ñam ñam 😋 @elestragonvegetariano

Una foto publicada por Carolina Centellas (@carolina_centellas) el


El Estragón es uno de esos lugares de culto veggie de la capital. Está en la Plaza de la Paja, en plena Latina,     –sí, al lado de esos sitios tan castizos donde el torrezno es una estrella– y su decoración es tan acogedora como casera. Tiene mucha solera y es perfecto para ir en la época de terraceo veraniego –un buen humus con un vinito tinto o blanco es un snack perfecto si se quiere picar algo ligero– pero también lo es para visitar durante los meses de frío para tomar un buen guiso calentito.

Dónde: Plaza de la paja, 10. (Madrid).

 

Rawgreen Coco Bar es uno de los lugares más apacibles del madrileño barrio de Salamanca –además, tiene sucursal en Gijón–. Ideal para desayunar sin prisa, comer algo rápido o trabajar. ¿Lo mejor? No hay postureo hipster, pueden entrar perros, su conexión wifi no da disgustos y el trato es excepcional. Fue una sorpresa descubrir lo buenos que están sus batidos: Superbreakfast con leche de almendras, avena ecológica, dátiles, banana y sésamo está delicioso.

Dónde: Calle San Bernardo 36 – Bajo – Gijón (Asturias) / Calle Gral. Pardiñas, 21 (Madrid).

 

La Magdalena de Proust es uno de esos supermercados ecológicos tan populares que ya son parte del ADN del barrio de Chueca. Es probable que te encuentres por allí a actores, actrices, cantantes y periodistas –por si eres fan del star system español–. Tienen obrador, productos frescos y ecológicos y además dan cursos de cocina.

Dónde: Calle Regueros, 8 (Madrid).

 

Barcelona

Estos son los Platos del Día de la semana del 30 de enero al 03 de febrero en #teresacarles Bcn y Lleida:
1️⃣ ENTRANTES: 🔸Waldorf con manzana, apio, nueces, mayonesa de soja y mostaza (V/SG/FS) 🔸Escudella de calabazas y fideos (V)
2️⃣ PRINCIPALES: 🔸Pimientos del piquillo rellenos de puerros, almendras y crema de coco, arroz basmati (V/SG/FS) 🔸Garbanzos encebollados con all-i-oli de soja (V/SG)
🔸Arroz verde meloso con zanahorias, guisantes, alcachofas, rúcula y nueces (V/SG/FS) 🔸Tagliatelle de cúrcuma con salsa de puerros, avellanas y frutos secos (V/FS) 🔸Tortellone de alcachofas y queso parmesano con salsa brie
3️⃣ POSTRES: 🔸Vegan Lemon Cake (V/SG) 🔸Sopa de piña con hinojo, helado de coco (SG) 🔸Kéfir con plátanos y dátiles (SG) / Yogur de soja (V/SG)
V = Vegano 🌱
SG = Sin Gluten 🌾 FS = contiene Frutos Secos 🌰
Disponible esta semana de lunes a viernes en el servicio de mediodía (Bcn: 12-17h. Lleida: 13-17h). ENJOY! 😄

Una foto publicada por Teresa Carles (@teresacarles) el


Teresa Carles es una de las instituciones vegetarianas de nuestro país. Y es que, ella lleva en el universo vegetariano desde 1979, cuando abrió junto a su marido, Ramón, el restaurante Paradís, en Lleida. Esto fue solo en principio de un periplo por el territorio de la restauración que le ha llevado hasta Zaragoza, ciudad en la que inauguró el restaurante Baobab. Y a Barcelona, donde el establecimiento que lleva su nombre ofrece una oferta de brunch cuya carta puede degustarse de 12 a 00. Es ideal para huir de los restaurantes para turistas de las Ramblas –aquí unas ideas de dónde alojarte-. Pero hay más: sus hijos han decidido continuar la saga vegetariana y han abierto en Madrid, en 2010 Feel Good Food.

Dónde: Jovellanos, 2 (Barcelona)

 

Biocenter es otro de esos lugares de Barcelona que ofrecen calidad. Llevar abierto desde 1980 lo acredita. Su buena cocina casera se basa en tres pilares: productos vegetarianos, materias primas ecológicas y variedades integrales. El secreto de su éxito no es otro que haber sabido acercar la cultura vegetariana a todos los públicos no solo mediante la gastronomía sino con charlas, talleres o cursos.
Dónde: Pintor Fortuny, 25. (Barcelona)

 

Sevilla

Location: #sevilla #spain Photo Credit: @jules8008 Chosen by : @la_gomme ≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔ Hashtag your photos with: #europe_vacations ≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔ Visit our other sister pages: @thailand.vacations | @paris.vacations ≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔≕≔ #europe_gallery #igerstravel #bestdestinations #worldplaces #discovereurope #living_europe #europe_focus_on #topeuropephoto #ig_europe #super_europe #besteuropephotos #unlimitedeurope #ok_europe #wu_europe #loves_europe #ig_europa #europaviagens #destinationeurope #europedestinations #europe #eurotrip #europetrip #2017 #eurotrip2017 #traveleurope #eurotravel #europe🇪🇺

Una foto publicada por Europe Vacations © (@europe.vacations) el


A la hora de conocer y probar sitios nuevos lo mío es acudir a los que tienen más antigüedad y calidad; los sitios de antes, los de “entonces”, que diría mi abuela Naty, que en paz descanse. La Ortiga es uno de ellos. La filosofía de esta cooperativa me encantó. Y, aunque no solo venden productos vegetales –también huevos, carne y leche– era imprescindible incluirlo. Conscientes de que cuidar el comercio local es clave  –échale un ojo al hashtag #supportyourlocals en Instagram– esta cooperativa de Sevilla lleva haciéndolo desde hace unas dos décadas. Todo un ejemplo.
Dónde: Calle Cristo del Buen Fin, 4 / Calle Tigris esquina Séptimo Día. (Sevilla)

 

Valencia


Ana Eva Restaurante es uno de esos lugares con los que demostrarles a los escépticos que la cocina vegetariana es igual de rica que la “normal”. ¿Las razones? Han puesto a la salsa romesco en el lugar que se merece: un pedestal. ¿Otros platos que destacar? Esa filigrana llamada “espaguetis de calabacín con espárragos, zanahoria y tofu con crema de anacardo” y esa delicatessen sexy llamada “timbal de escalivada con sésamo y tomillo”. Si sigo destripando la carta, la cosa se va a poner un poco hot. Mejor paro. Mejor, pásate por allí y compruébalo tú mismo.

Dónde: Calle Túria, 49. (Valencia).

 

 

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Soy editora web en Marie Claire y colaboradora en El País, Icon, Icon Sport, Fashion & Arts y L'Officiel. Mis pasiones son la música, el arte, la moda. Si tuviera la oportunidad de viajar en el tiempo, pediría vivir todo lo que pasó desde Swinging London hasta Woodstock. Parando, por supuesto, en el convulso y excitante París del 68.

Artículos relacionados

Súmate a la conversación

Comentarios

  • Restaurante Juice Lab septiembre 5, 2017 at 11:52 am

    Hola. Como aporte al artículo, me gusta el restaurante Juice Lab de Madrid.