Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

“Ah, ¿adónde te vas de vacaciones?”. “A Nápoles”. “¿Con la mafia?”. Tras este breve diálogo de oficina uno deja de preguntarse cómo un destino tan alucinante puede ser relegado a segundo plano turístico.

napoles

Agreste, caótico, sucio y costumbrista Patrimonio de la Humanidad: en Nápoles sobran las iglesias y el barroco; los críos juegan al fútbol por las callejuelas del centro con sus panzas contundentes al aire; los conductores de moto con casco pueden contarse con los dedos de una mano;  los semáforos suelen estar apagados y cruzar la calle es un acto de valentía; y de la calderilla de la vuelta del taxi puedes irte olvidando. En los barrios bien de las colinas, como Vomero,  les gusta alarmar al visitante sobre lo peligrosa que es la ciudad. Sentido común y dejarte llevar es lo único que necesitas para disfrutar de esta indómita urbe, lugar favorito para amantes del arte y la buena mesa.

quesos

En lo que a culinaria se refiere también hay detalles que llaman la atención del visitante: la práctica ausencia de supermercados; el auge del pequeño comercio alimentario –carnicerías, pescaderías, ultramarinos en los que además de embutidos y conservas puedes adquirir parmiggiana y otros platos típicos, y encurtidos,  muchos encurtidos–; su ingente variedad de tomates que saben a tomate –si tienes algo de tiempo, pásate por el mercado callejero de Resina en Ercolano, nunca has visto unas verduras así–; y descubrir que la pizza es deliciosa pero hay platos que lo son todavía más.

encurtido

Por si la breve guía para gorditos que te ofrecemos en la fotogalería que se encuentra continuación te parece insuficiente, te instamos a que te bajes esta app, Osterie d´Italia de Slow Food Editore. Vale, es un poco cara pero en ella podrás encontrar las mejores hosterías.

C O M E N Z A M O S

Taralli

Taralli

No son sólo especialidad de la región de Campania, pero en la ciudad del Castell Del Ovo, alcanzan su máxima expresión. Esta pasta horneada de harina, vino blanco y ajo en polvo entre otros ingredientes, se puede tomar de aperitivo o como acompañante de prosciuttos y salamis, antipastos y a todo lo que se precie. Salvando las distancias, podría decirse que son los picos italianos, sólo que además de pan pueden llevar frutos secos, queso, embutidos, verduras… Existen infinitas variedades con infinitos matices de sabor.

¿Dónde tomarlos?

Tarallificio Leopoldo es un clásico con varias sedes en la urbe. Te recomendamos que te des un paseo por el desangelado y encantador Jardín Botánico y luego te pases por la sucursal de Via Foria. Peperoni y brócoli, sabores preferidos para comer a dos carrillos.

Crudo

Crudo x 2

Existe una arraigada tradición de comer mariscos crudos –o con un chorrito de limón–. En España, excepto con las ostras y almejas  en algunos lugares como Carril, esta costumbre se está extinguiendo en nombre de la salud estomacal. Pero como adónde fueres haz lo que vieres, ¡pruébalo sin miedo!

Normalmente estas raciones para dos constan de un par de ostras, gambas, gamberoni siciliano, parecido a una gamba roja y algún molusco más tipo chirla.

¿Dónde tomarlo?

En la Friggitoria Mediterranea, un coqueto y extrañamente  “cuqui” lugar especializado en cosas del mar. Ubicado en la zona de Mergellina, próxima al bullicioso paseo marítimo, lo que más impresiona de este crudo es un bivalvo autóctono, con sabor y cuerpo de ostra y tamaño de almeja: ¡sabrosísimo!

limoncello

Misto

Zumo de naranja y limón, lo mejor para refrescarte sobre todo si decides a viajar en verano. Abstenerse personas con problemas de acidez.

¿Dónde tomarlo?

En cualquier quiosco por la calle. Y como alternativa, el granizado de limón casero que suelen vender, también es un valor seguro.

alicis

Alicis

En contra de lo que reza un artículo que cuelga de las paredes de la antológica marisquería madrileña Fide, el boquerón y la anchoa son el mismo pescado preparado de diferente manera. A esa costumbre tan española de impregnarlo todo con vinagre y/o ajo, los napolitanos le dan una vuelta de tuerca: boquerones marinados y servidos templados, con un toquecito suave de cada cosa. ¡Riquísimo!

¿Dónde tomarlos?

En la Osteria Della Chitarra, un íntimo local regentado por un matrimonio autóctono en el barrio de Universidad, muy cerca del tumultuoso y Quartieri Espagnoli. Un lugar muy auténtico y a muy buen precio -20€ por persona aproximadamente- en plena zona turística. Si vas a cenar tenemos que recomendarte también el arroz napolitano, también presente en la foto, un risotto con tomate y albahaca. En Italia te das cuenta de que lo rico, si sencillo, dos veces rico.

Ragú, tamden, napoli

Ragú

Este guiso de carne con tomate, apio y pimienta entre otros ingredientes, tiene origen francés pero Nápoles lo ha convertido en uno de sus fuertes gastronómicos.  Se sirve acompañado de pasta o en albóndigas.

¿Dónde tomarla?

Un buen tragaldabas debe tener buenas fuentes. Escuchamos a El Comidista y probamos el de Tandem. Rico y a buen precio (20€ por persona aprox.) Si te decantas por esta opción, pide  de primero una tabla de quesos regionales con escamorza.

buco pertuso Napoli

Vino

En la pequeña región de Campania existen 19 denominaciones de origen: tintos, rosados y blancos para dar y tomar. ¿Nuestra sugerencia? Katà Catalanesca, un blanco del Vesubio de origen volcánico y tirada corta.

¿Dónde tomarlo(s)?

En la minúscula vinoteca Buco Percuso, en pleno barrio de Universidad. Casi enfrente de Tandem. Déjate aconsejar por el camarero y pide una tapita de sus taralli.

frutti di mare

Frutti di mare

Pasta, generalmente espaguetis, con mejillones y almejas, un poquito de ajo y un chorrito de aceite: una simple maravilla.

¿Dónde tomarlo?

En la Antica Osteria Pisano en el Quartieri Spagnoli. El trato es un poco brusco, pero la comida es impecable.

Pizza marinera, napoles

Pizza

¡Claro que sí! Pensabas que no llegaría pero aquí está y no se parece en nada a esa porción del take away de la esquina que te has pedido el viernes por la noche de vuelta a casa. Frita, de masa finísimas y minimalista en ingredientes. El clásico por excelencia es la marinera: ajo, tomate, aceite y orégano. Esta industria está regulada por el gobierno y en los establecimientos que cumplen los requisitos hay una insignia distintiva.

¿Dónde tomarla?

Michele y Sorbino son los grandes adalides, pero la cola para comprar hace honor a su fama. Probamos una alejada de los barrios históricos pero con distintivo: Gorizia, en Vomero. Y nos saltamos el protocolo y pedimos una marinera un poquito de alici en salazón de aderezo: ñam, ñam, ñam
limoncello napoli

Limocello

El pueblo de Sorrento, cerca de Nápoles, es la tierra de los limones por antonomasia. En cada casa y restaurante que se precie elaboran el suyo propio. Pídelo después del postre en cada restaurante y compara. Ten cuidado que además de suculento está fuertecito.

¿Dónde tomarlo?

En todos los restaurantes en los que comas: en la variedad está el gusto. Después de varias pruebas, nos quedamos con el de la Antica Osteria Pisano.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Amante de las series de policías y la crónica negra en general. Gallega convencida. Me encantan las nécoras y las aceitunas. Y viajar. Si veis demasiadas tildes, es que a veces la RAE y yo discrepamos.

Artículos relacionados

Súmate a la conversación