Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Sonaba Natalia Lafourcade en Youtube. El vídeo mostraba a la cantante mexicana tocando en Austin City Limits, el gran escaparate internacional de la música independiente celebrado en Texas. Si atendemos a que los vecinos sureños ya representan un 4%33,6 millones según un artículo de Vice– de la población total de Estados Unidos, no sorprende que su influencia se extienda por universos culturales cada vez más diversos.

El Imperio Azteca está transformando los gustos culinarios, el tejido empresarial, el paisaje y el propio lenguaje estadounidense –mal que le pese al presidente electo–.

¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

 

infografía-sobre-la-huella-de-mexico-en-estados-unidos

Las empresas mexicanas en USA (no todo son polleros, amigo Trump)

Según el informe Creciendo juntos: las relaciones económicas entre los Estados Unidos y México, elaborado por Instituto México del  Centro Wilson en 2016, la inversión empresarial en USA se habría duplicado desde 2007, creándose 123.000 nuevos puestos de trabajo.

Estas actividades tendrían impacto en los 50 Estados y además, cubrirían sectores muy diferentes: desde gigantes, como la omnipresente Bimbo, con 27.000 personas en plantilla, o la cadena de restauración Sal y Limón o la automovilística Nemak, hasta startups, como Yogome, que enseña matemáticas con videojuegos o Bridgefy, capaz de facilitar la conectividad en momentos de catástrofes naturales.

 

Modelando el paisaje y la cultura

Modelando el paisaje de manera literal: muchas de las nuevas compañías que se están asentando en Estados Unidos son estudios de arquitectura. Rojkind Arquitectos, ganadores en 2010 del premio Braun, TEN arquitectos, creadores de la singular y lujosa Mercedes House, en pleno Manhattan o FREE, encargados de la polémica reforma del Mexic-Arte Museum en Austin, son algunos exponentes –te dejamos este hotel-motel por si te animas a visitarlo–

En terreno artístico, hay grandes clásicos que son ya hitos en el imaginario del país de los Kennedy, como el mural del modernista Rufino Tamayo en el Banco del Suroeste en Houston o el del surrealista José Clemente Orozco en la Universidad de Dartmouth en New Hampshire. Y, lo contemporáneo también goza de buena salud: spin off de galerías, como la del DF, House of Gaga que ha abierto sede en California y artistas como Carlos Amorales –cuyas obras ya forman parte de la colección del MOMA y del Philadelphia Art Museum– o Abraham Cruzvillegas, lo confirman.

Y, el idioma

Es curioso, pero en Estados Unidos, el inglés no recibe el estatus de idioma oficial. Tal vez sea esa anomia                –sumada a la creciente población de habla hispana, por supuesto, que ya en 2001 según la Oficina del Censo de Estados Unidos suponía un 15,5% – la que haya facilitado la integración cada vez mayor del idioma. Y, también la creación de ese híbrido al que algunos ya ascienden a categoría de dialecto: el spanglish.

Cada día es más común ver en un mismo anuncio palabras en ambos idiomas y comercios en cuya información se encuentra en las dos lenguas, no en vano, el hispano es también un gran mercado de consumidores.

En una entrevista de Vice al lingüista Ilan Stavans, este señalaba que por influencia del español, no sólo se introducirán neologismos y palabras bastardas, como washantería, sino que también se verán afectadas las estructuras sintácticas. ¿Te imaginas usar un adjetivo tras el sujeto en una frase en inglés? ¡Pues puede que suceda, desafiando a todo el inglés que te enseñaron de pequeñito! También es interesante ver como esos términos de nuevo cuño tendrán un uso especialmente regional.

 

De postre tacos y caballito de mezcal

En el caso de México, el léxico referente a la gastronomía está totalmente asimilado por los gringos: jalapeños, guacamole, chilaquiles o tortas son ya tan americanas como burguer o pizza. Datos de la Asociación Nacional de Restauración (de Estados Unidos) sitúan su cocina como la tercera más popular del país, con 57.000 establecimientos y una cuota de mercado del 8%.

Cadenas como Taco Bell o Chipotle Mexican Grill conviven con otras versiones gourmet de esta cocina, como los restaurantes Cosme o Empellón en Nueva York, que lo está inundando todo.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Amante de las series de policías y la crónica negra en general. Gallega convencida. Me encantan las nécoras y las aceitunas. Y viajar. Si veis demasiadas tildes, es que a veces la RAE y yo discrepamos.

Artículos relacionados

Súmate a la conversación