Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

¿Quién no ha pasado miedo cuando Jack Nickolson sale de casa para adentrarse en el laberinto en aquella escena de El resplandor? Sin embargo, todos pegados a la pantalla con fascinación. Estos rompecabezas, enganchan. Y para que tu también tengas la oportunidad de perderte, te dejamos esta lista con algunos de los más espectaculares de España.

Villapresente, Cantabria

El labarerinto más grande de España está en mi pueblo

Una publicación compartida de Putisss (@putisss_sant_11) el


Se inauguró este ocho de abril y ya es oficialmente el laberinto natural más grande de España. Más de 5.000 metros cuadrados de cipreses prometen complicar la aventura.

Pazo de Oca, Galicia

Bos días. Foto📸: @vanessabismarck

Una publicación compartida de Pazo de Oca • A Estrada (@pazodeoca) el


El llamado Versalles gallego, situado muy cerca de  A Estrada, en Pontevedra, –célebre tierra para tomarse un buen cocido– tiene, a falta de uno, dos laberintos: el primero se compone de un kilómetro de setos de boj y el segundo, de camelios. Visítalo en invierno, en su época de floración y la experiencia será mucho más bella.

Parque do Pasatempo, Galicia


Seguimos en Galicia, pero subimos hacia el norte. Betanzos es famoso además de por su tortilla de patatas, por este surrealista parque. De estética modernista y romántica, su creador Juan García Naveira, importó elementos versallescos, egipcios o romanos y de este pastiche estético nacieron estatuas, estanques, fuentes, invernaderos, pasadizos, grutas, balconadas y un laberinto de seto circular  –aunque en realidad todo el parque es un gran laberinto, muy en la línea de lo que podría ser A Quinta da Regaleira en Sintra–.

 

Palacio Infante de Don Luis, Madrid


Muy pocos saben que a tiro de piedra de Madrid, en la residencial Boadilla del Monte, se erige uno de los palacios  neoclásicos más importantes de España, obra de Ventura Rodríguez. Su jardín, de inspiración italiana, dispone la vegetación en terrazas y desniveles, dándole un cierto aire rural y agreste. Vale, no es un laberinto al uso, pero el espacio es sumamente laberíntico.

 

Parque de Rafael de la Cerda, Cartagena


Así se conoce al parque de recreo situado a Tentegorra, a cinco minutos de Cartagena. Casi cinco kilómetros para perderse entre los dibujos que hacen los setos. ¡Todo un reto!

Parque d´Horta, Barcelona


El barrio de Horta es como una especie de pueblo dentro de la propia barcelona, con sus casas de vermut de toda la vida y decadentes mansiones de la vieja burguesía catalana. Al encanto de este paseo se suma el gigantesco laberinto de cipreses del parque d´Horta, uno de los jardines más antiguos y mejor conservados de la ciudad. Recuerda, si llegas hasta la estatua de Eros, habrás alcanzado el centro de la maraña.

Alcázar de Sevilla, Sevilla

#alcazaraljarafe1 jardines

Una publicación compartida de @alcazar_de_sevilla el


Este maravilloso palacete, declarado Patrimonio de la Humanidad, en el que lo neomudéjar y lo gótico conviven con infinitos detalles arquitectónicos, no podía dejar de sorprendernos en su parte exterior. Jardines de diferentes estilos–manieristas, sevillano, inglés…– y un laberinto que dibuja formas de seres mitológicos y figuras para asustar al visitante.

El Capricho, Madrid

Yeah mama this must be my dream

Una publicación compartida de Nacho (@nachtheone) el


Uno de los legados más importantes que el extinguido y poderoso ducado de Osuna dejó a Madrid fue este parque de estilo romántico. Un búnker, una réplica de una ermita, estanques navegables, embarcaderos de corte chinesco… Y, por supuesto, un extenso laberinto de laurel. ¡Uno de los mejores planes en la primavera capitalina!

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

About the author

Amante de las series de policías y la crónica negra en general. Gallega convencida. Me encantan las nécoras y las aceitunas. Y viajar. Si veis demasiadas tildes, es que a veces la RAE y yo discrepamos.

Related

JOIN THE DISCUSSION