Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

“El trato y la cercanía de un visitante con el guía es primordial para lograr que este se lleve una imagen de calidad del lugar”, comenta Juan García Segade, Guía Turístico Oficial en Galicia. “Somos representantes de un destino y como tal, debemos mantenernos actualizados de cara a la demanda turística con la máxima exigencia”, prosigue.

el-guía-turístico-juan-segade-de-visita-en-una-batea

Hoy se celebra el Día Internacional del Guía de Turismo y echamos un ojo a cómo se encuentra un sector obligado a una constante renovación. Desde que se liberalizase el mercado en 2009, el intrusismo ha sido uno de sus principales problemas. La proliferación de empresas de “Free Tours”, especialmente en ciudades como Madrid o Barcelona y el uso de aplicaciones con abundante contenido generado por el usuario –desde las experiencias con lugareños que ofrecen compañías como Trip4real hasta la opinocracia gastronómica de Tripadvisor– son sus principales amenazas.

En España, los guías oficiales y sus asociaciones y federaciones se aglutinan en CEFAPIT, la Confederación de Guías de Turismo de España. Y, se calcula que en cada una de las principales comunidades autónomas receptoras de viajeros –Madrid, Cataluña, Andalucía, Canarias, Baleares y Galicia– hay alrededor de 500 licencias aproximadamente, aunque no todos ejercen. Para Segade, algunos de los principales escollos con los que se encuentran a la hora de trabajar son “un pago de autónomos intolerable, tratos de favor y la falta de formación”.

“No se puede ser un mero pastor de turistas. El mercado exige una mayor exclusividad y cercanía del servicio. En mi  caso impera lograr que el visitante se lleve un pedacito de Galicia, viviendo experiencias únicas y de calidad”, explica.

Visita a El Riojano con motivo de Tea Rooms, el libro de Luisa Carnés, una de las sin sombrero del 27. Vía @microplanmadrid

Una publicación compartida de Abraham Rivera (@abraham.rivera) el

En esta línea, en la capital están surgiendo iniciativas muy interesantes que pueden atraer, no sólo al visitante, sino también al propio ciudadano que desconoce muchos detalles de su ciudad. Un ejemplo de ellos son las visitas propuestas por Microplán Madrid: el pasado fin de semana organizaron un paseo literario sobre Luisa Carnés, una exitosa escritora española asociada a la Generación del 27 y completamente olvidada en nuestros días. Su novela Tea Rooms recorría la zona centro en los años 30, desde la antigua plaza del ayuntamiento, hasta su vivienda cercana al Caixafórum, pasando por el emblemático salón de té El Riojano, que ha sobrevivido hasta hoy.

El combo literatura-historia-arquitectura está entre los más demandados. El colectivo La Liminal, con su ruta por el Lavapiés del escritor Arturo Barea o los organizados en ocasiones por la Editorial La Felguera sobre el Madrid más noir son una muestra de ello.

Facebook Twitter Pinterest Linkedin Google + Email Whatsapp Telegram

Acerca del autor

Amante de las series de policías y la crónica negra en general. Gallega convencida. Me encantan las nécoras y las aceitunas. Y viajar. Si veis demasiadas tildes, es que a veces la RAE y yo discrepamos.

Artículos relacionados

Súmate a la conversación