¿Quién querría pasar la noche en una cabina de aspecto retrofuturista y dimensiones algo superiores a las de un. Seguir leyendo